Especial para los más golosos, para aquellos que adoran el dulce. Una receta fácil, un regalo económico y rápido.

¿Sueles regalar chocolates o algún dulce comprado en supermercados? Es buena idea pero, aquí te presento una técnica diferente que va a conquistar el estómago de sus comensales.

Nos encontramos en un momento de distorsión en el que nos debatimos entre sí encargar algo o hacerlo nosotros mismos. Son muchos los factores que intervienen en este asunto pero; hacer algo con tus propias manos te produce una gran satisfacción sobre todo si también puedes disfrutar en el proceso, y creo que en este caso; disfrutarás seguro, sobre todo con el paladar.

Bueno vamos al lío… Vamos a realizar una ramo de 25 fresas con chocolate;… y para ello vamos a necesitar:

  • Aproximadamente 1kg de fresas (dependiendo de su tamaño)
  • Chocolate para fundir
  • Palillos de brochetas (30cm).
  • Esponja artificial
  • Papel de celofán para embalaje o papel coreano (Se encuentra en cualquier BAZAR, o si compras por internet TEMU, puede ser un acierto).
  • Bolsa de plástico para hacer función de manga pastelera
  • Decoración comestible (figuritas, purpurina, o si te animas o tienes moldes de figuritas pequeñas, fundir chocolate y usarlo allí).

Y el proceso no puede ser más sencillo:

  1. Abrimos el paquete de fresas o la bolsa y las lavamos muy bien, pero con cuidado de no maltratarlas (es una fruta muy sensible y hay que ser precavidos para obtener un buen resultado).
  2. Cortamos la parte verde y las dejamos tapadas a temperatura ambiente y envueltas en papel de cocina para que absorban el exceso de humedad de estas deliciosas frutas.
  3. A la par, comenzamos a fundir el chocolate. Este bien puede ser, blanco, con leche o negro, o si quieres que sean de algún color y no quieres usar colorantes puedes utilizar Candy Melts.
  4. Comenzamos a insertar los palillos en las fresas, hasta que lo hagamos así con todas. Una vez hecho esto comienza lo más divertido.
  5. Cogemos la brocheta con la fruta y la sumergimos en el chocolate, éste debe de haber templado para coger una textura líquida pero que no queme. Una vez cubiertas las fresas en su totalidad, tenemos dos opciones:
    • Dar la vuelta a la brocheta y pincharla en una base de poliespan o en una esponja artificial. 
    • Colgar las brochetas a través de una rejilla (es algo más complicado).
  1. Una vez solidificado el chocolate, pasamos a la creatividad. Elegir una forma de decorar que siga un mismo patrón o realizar cada fresa el adorno que se quiera. 
  • Purpurina comestible  o polvos metalizados comestibles. 
  • Dibujos, formas o rayas abstractas con chocolate de otro color. 
  • Grageas grandes (para esto no debe de estar del todo sólido), coco rallado, almendras molidas o crujientes troceadas,…
  • Pegar formas de chocolate o fondant que nos gusten (con un poco más de chocolate)

Tras esto volver a meter en la nevera. Debemos de realizarlo de forma rápida para que las fresas no suden demasiado y comience a perderse el trabajo que hemos realizado. 

  1. Finalmente, realizar el ramo. Coger las brochetas e irlas colocando sujetándolas con celo. Cubrirlas con papel koreano y poner un lazo. Y así obtendremos nuestro arreglo. También se pueden colocar en una caja o en un jarrón. 

Productos relacionados